La historia del Cuadro

Tradicionalmente, la llegada del cuadro a Valle Gran Rey se suele atribuir a un intercambio con un barco pirata. Múltiples relatos sobre piratas jalonan la memoria oral gomera. Si hacemos caso a la misma, el cuadro fue traído por un barco, pirata para unos, bergantín portugués para otros, que fondeó en las costas de Valle Gran Rey para hacer una aguada. Es bueno recordar en este punto, que esta zona de Valle Gran Rey se hallaba prácticamente deshabitada hasta bien entrado el siglo XIX.
Los “piratas” llegaron a un acuerdo con los vecinos, intercambiando el agua y algunos alimentos, por un cuadro que representaba la “Adoración de los Santos Reyes” que ellos portaban. Cuenta la tradición, que una vez realizado el intercambio, los “piratas” no quisieron respetar el acuerdo y se hicieron a la mar, pero cual no sería su asombro, al ver como un repentino empeoramiento del tiempo les impedía proseguir su camino. Fue así como decidieron volver a la costa y darle el cuadro a los vecinos, tal y como habían acordado.

Estas historias de piratas no hay que desdeñarlas, puesto que no sólo aparecen en la memoria oral colectiva sino que existen constancias documentales de las mismas, como la de un documento fechado en 1673, que da cuenta de cómo, el 22 de octubre de ese año, una lancha de piratas moros, que desembarcó en Valle Gran Rey con objeto de hacer una aguada, fue objeto de una emboscada de las milicias de Chipude, matando a tres de ellos y capturando a los cinco restantes que habían desembarcado.

Sin embargo, dos hechos llevan a poner en duda esta llegada del cuadro a Valle Gran Rey. Primero, porque estos relatos populares, que relacionan las imágenes religiosas con barcos, ya sean piratas o no, abundan en la tradición canaria; y segundo, parece mucha casualidad que un barco que arribase a nuestras costas trajera un cuadro, justamente de la Adoración de Los Santos Reyes, y más casualidad aún, que coincidiera con la advocación a la que estaba dedicada la ermita.

Por tanto, no se puede descartar que la presencia del cuadro en nuestro pueblo, desde fechas muy tempranas, casi tanto como la fundación de la ermita u oratorio, se deba a que fuese la propia familia condal la que lo trajese a Valle Gran Rey.

En este enlace tienes más información: notas para la historia de Los Reyes
A continuación tienes un enlace de la representación del Cuadro de la Adoración, realizada por los vecinos de Valle Gran Rey en diciembre de 2007.